Pañales para nadar: ¿Cómo se usan y cuál comprar?

Los pañales para nadar me parecen una solución increíble para permitir que los bebés se den un chapuzón garantizándole su comodidad al máximo en el verano.

Muchos métodos efectivos de crianza sugieren fomentar en los pequeñines la autonomía, y éstos muchas veces desean participar en actividades que realizamos los adultos.

Eso quiere decir que con la llegada del verano, al pasar un día en la piscina, es lógico que nuestro bebé también desee participar. Pero, ¿Cómo podemos manejar esto de una forma segura? Te garantizo que los pañales para nadar son clave.

Pañales para nadar

¿Cómo funcionan los pañales para nadar?

Está claro que la función de los pañales desechables es la de retener las heces u orina para que podamos cambiar a nuestro bebé. Por lo que, no están aptos para ser sumergidos ni en la playa ni en la piscina.

Pero por suerte, vi una solución a esto cuando conocí los pañales para nadar, se caracterizan por ser 100% impermeables.

Esto quiere decir que mi bebé, al usar pañales de piscina no se empapa. Pero, ¿Qué pasa con la orina? Al tener una tecnología ideada para no absorber líquidos, no tienen un buen desempeño para retener la orina, así que su utilidad solo es de beneficio al nadar.

Debido a que este tipo de pañal para nadar no absorbe el agua a nivel externo, los bebés tampoco sienten incomodidad por el aumento del peso. Así que, se han convertido en una gran salvación para que los pequeños puedan tener experiencias acuáticas.

¿Cuál pañal para piscina conviene comprar?

Hasta ahora el modelo de pañal para nadar que más me ha convencido es el de Huggies. Se trata de Little Swimmers y han sido diseñados para ingresar al mar o a la piscina aportando máxima comodidad a los bebés.

Los pañales de piscina de Huggies no están preparados para retener la orina, así que si los mantenemos fuera del agua, el bebé podría empaparse de pis. Sin embargo, sí están adaptados para retener las heces.

Características de los Huggies Little Swimmers

  • Se trata de un tipo de pañal de tipo braguita, y esto me ha gustado mucho porque son sencillos de poner y tienen un buen ajuste a la cinturita del bebé.
  • En cuanto a las tallas, solo he visto estos pañales para nadar en tallas 2-3, 3-4 y 5-6.
  • También son pañales muy cómodos para retirar, lo cual es un plus si el bebé se ha hecho popo. Solo basta con retirar una apertura para facilitar su retiro.
  • Algo que me ha parecido muy conveniente de estos pañales es que son realmente resistentes, no importa el tiempo de exposición bajo el agua, no se deshacen. ¡Gran alivio!

En conclusión, me han parecido una gran salvación los pañales para nadar, y he encontrado modelos muy atractivos. Incluso hay versiones de personajes animados como Buscando a Nemo.

Además de que molan mucho a la vista, a primera instancia se nota que son suaves, resultan muy cómodos para el bebé, y esa era mi principal prioridad. ¡Han pasado la prueba por completo!

 

Ángela

Me llamo Ángela, soy madre de un nene y una nena. En el 2012 cree este blog por puro ocio y fue creciendo hasta convertirme en mamá bloguera y ser una fuente de ingresos. Enseño trucos con los bebés, doy ideas y analizo productos para ayudar a otras mamás.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.